miércoles, 28 de mayo de 2014

Viajar durante el embarazo


Un embarazo normal no es un impedimento para viajar, sólo ten en cuenta que tienes una nueva vida dentro de ti que sufrirá todas las consecuencias de tus decisiones, si bien o mal, y que el sentido común la moderación nunca mató a nadie.

En consecuencia, he aquí algunos consejos y recomendaciones medicas para una mujer embarazada pueda viajar:

Medios de transporte:
No hay ningún modo de transporte que está prohibido, pero algunos pueden ser más incómodos que otros.

Avión: el mayor problema de ir en avión es cuando tu estómago comienza a ser muy abultado. No es que no hay ningún problema para embarazadas o para el bebé usar el avión; el problema son las reglas de las aerolíneas que, obviamente, dependerán de la buena voluntad de la tripulación en adherirse a ellos. Las líneas aéreas después de 7 meses de embarazo requieren un certificado médico para que pueda volar una embarazada, algunas líneas aéreas son más flexibles...

En pocas palabras, antes de entrar en un avión mostrando el vientre, es recomendable leer las letras pequeñas de las líneas aéreas para no correr el riesgo de viajar y no poder volver a casa al final de las vacaciones.

Para evitar estrés es bueno que pidas un certificado médico, y así no tener que quedarse en la expectativa de que va bien con los documentos presentados.

Coche: viajar en coche también es súper común cuando se tiene un embarazo, tiene sólo dos pequeños detalles que deben tomarse en consideración cuando estás embarazada:

1 – El cinturón de seguridad: dependiendo del tamaño del vientre, el cinturón puede molestar mucho y es muy importante que el cinturón se queda siempre en la posición correcta: debajo del vientre y nunca en la parte superior. Quienes no se sienten bien con la correa, puede probar uno de estos adaptadores de correa de asiento para las mujeres embarazadas que existen en el mercado.

2 – La condición de los caminos: las carreteras llenas de baches sólo hace que la embarazada se moleste mucho más. Trata de evitar los viajes largos en caminos muy desiguales. Y también está el hecho de que una mujer embarazada necesita usar el baño muy a menudo y se siente bien poder estirar las piernas de vez en cuando. Entonces, es bueno revisar si la carretera tiene una buena infraestructura de apoyo.
Tren: Creo que este es el único medio de transporte sin contras, el "camino" es regular, da a estirar las piernas cuando tienes la voluntad, hay un baño y un restaurante siempre a disposición y si ocurre cualquier emergencia, puedes salir fácilmente en la próxima parada. Y por supuesto me refiero principalmente a los trenes europeos, no creo que ir en un tren durante un embarazo en los países latinoamericanos sea una buena idea.
Barco: Si el bote es pequeño y el mar donde se está muy picado, el viaje no se recomienda. No tanto debido a mareo, sino más debido a la sacudida del barco. Los pasajeros tienden a "saltar" demasiado dentro del barco.

Destinos a los que una embarazada puede ir:
Teóricamente ningún destino está prohibido a una mujer embarazada, recuerda que los niños nacen en todos los rincones del mundo. Lo único a recordar es que cada uno está acostumbrado a ciertos tipos y patrones de cultura, poder y seguridad que variaciones muy grandes en estas normas pueden ser causas de problemas o, al menos, de malestar, especialmente en el caso de un embarazo.

Aquí también depende de cada mujer determinar con buen sentido, cuáles son sus límites. La pregunta que tratamos de responder siempre al organizar un viaje durante el embarazo es: "y en caso de emergencia?". Saliendo de esta pregunta, estas son las cosas que suelen evaluar:

Condiciones médicas-sanitarias: la primera cosa que se debe tener pendiente es: si necesito un médico o un hospital, cuáles son las opciones que ofrece este lugar. ¿Necesito una vacuna? Y este será un lugar con enfermedades endémicas (malaria, por ejemplo).
Idioma: trata de visitar lugares donde gran parte de la población habla o entiende cualquier idioma que hables o entiendas. Aunque no hablas alemán, saber que en Alemania todo el mundo habla inglés (¡ y si no hablas, siempre hay alguien que habla!).
Geografía: También deben evitar lugares con condiciones climáticas extremas o condiciones territoriales. Es la recomendación médica más complicado de asimilar, principalmente porque cada uno tiene un concepto diferente de lo que es extremo y remoto. No se debe hacer viajes a lugares demasiado fríos, demasiados calientes, demasiados altos, demasiados difíciles de llegar.

Estilo de viaje:
No sólo la elección del destino tiene que encajar en los viajes, sino también tener que dar prioridad a ciertos tipos de viajes a expensas de otros y todo en cámara lenta.

Tipos de viajes: los viajes muy extremos deben ser eliminados de la mente de la embarazada, tales como: trekking, esquí, paseos a caballo, rappel. Los viajes para observar la "naturaleza" también deben ser limitados: no hay nada más que caminar pacíficamente en un parque pero dependiendo de los meses de gestación que se tenga. La regla ahora se centra en viajes urbanos.


Cuando se está embarazada se debe siempre tener mucho cuidado hacia donde se va y con quien se va también, cualquier emergencia que surja dependerás de otros para tu cuidado.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.